Juguetes pasivos, mentes activas

Juguetes pasivos, mentes activas

Extraído de http://moverseenlibertad.cl/?p=572

DSC01725Probablemente no hay nada más pasivo que un tablero de ajedrez, piezas de madera talladas y un tablero en blanco y negro, no obstante la activación mental que experimentan los jugadores es ingente. Las piezas no emiten sonidos, el tablero no tiene botones ni luces coloridas, nada de eso es necesario porque el gran juego sucede dentro de los cerebros de los jugadores, es ahí donde se despliega la batalla estratégica de caballos, torres, reinas, reyes, peones…etc. ¿Qué pasaría si a los niños y niñas también les entregáramos juguetes sencillos sin tanta parafernalia? ¿También se activarían más sus mentes y sus cuerpos?

Sam jugando con avión y un tomate del jardín en la boca

Pienso que sí. Pienso que mientras más pasivos son los juguetes más creativo es el juego, porque el niño debe crear desde su universo imaginativo toda la acción. Un ejemplo concreto sería el siguiente, si a un niño de 3 años le regalamos el auto policia que tiene botón de sirena, botón para andar, botón para abrir las puertas y botón para las luces le regalamos también toda la experiencia. El niño no debe hacer mucho más. Ahora que sucede si le regalamos el auto policia de madera, el niño crea su experiencia de acuerdo a lo que ha visto y el auto anda por las paredes y el niño va haciendo el sonido de la sirena, probablemente imagina luces y quizás ¡Cuánto más! Con juguetes pasivos la imaginación del niño es la protagonista.

El juego creativo

Samuel jugando

Este tipo de juego es conocido como “juego creativo” y para alegría de las familias, este tipo de juego tan saludable y promotor del desarrollo no requiere gastos, todos los objetos incluso los más sencillos se pueden reciclar para promover esta interacción. Así los rollos del papel higiénico, los embudos, las cajas de zapatos, lanas, piedras, pedazos de corteza, cajas de fósforos, botellas plásticas… todo es un potencial elemento de juego, todo puede ser usado por una mente creativa. Al decir creativa, me refiero también a la creatividad de la tribu en su totalidad…los adultos debemos facilitar el espacio y los implementos para despertar en nuestros niños esa ansia creativa.

DSC01470

Hace algunos meses fui a un taller de juego creativo dictado por una educadora de párvulos con más de treinta años de experiencia trabajando con niños. Ella, ahora facilitadora de danza creativa, diseñó un espacio donde todos los adultos volvimos a jugar… una belleza y también un buen empujón para comenzar a promover los principios en nuestra familia y esparcir la palabra a través de Moverse en Libertad. Ese día volví a la casa y para partir hicimos una selección de juguetes y decidimos optar por incorporar a nuestras repisas sólo juguetes de madera, reciclados y hechos a mano en casa, tratamos también de contarle a nuestras familias los nuevos descubrimientos (siempre es bueno tener aliados) y así… ir de a poco cambiando hábitos, yo creo que lejos los más felices son los niños. Samuel goza cada vez que llega una caja de cartón que puede ser el barco del pirata o una casita para invitarnos a almorzar… o cuando juega con los camiones en la tierra cargándolos con conchitas de la playa y cortezas de árboles. O cuando jugamos al doctor con los animales de peluche y el doctor indica “masajes y aromaterapia”… sin ir más lejos hoy en la mañana llegó el dinosaurio al consultorio pidiendo algo para la “calmación”.

Cómo aplicarlo

Escenario animales

Quizás si cerramos por un par de minutos los ojos y nos ponemos a pensar cómo jugábamos cuando pequeños, nos va a caer de cajón que no hay que hacer mucho para comenzar a practicar el juego creativo. Quizás aparezcan por nuestras mentes las horas que pasamos haciendo deliciosas tortas de barro y decorándolas con las flores del jardín, o trepando árboles que eran nuestros grandes fuertes, haciendo casas con cajas de cartón que algún adulto “buena onda” nos proveía, haciendo bailes con las amigas, jugando a las luchas de espadas con dos pequeñas ramas de árbol…por ahí va la cosa.

DSC01722

Para ser más concretos la profesora del taller nos enseñó a crear pequeños escenarios para promover y “activar” la creatividad del niño. Así, por ejemplo, por la noche podemos preparar en el jardín o en algún espacio de la casa un rinconcito con hojitas, pedazos de madera  (lo que se nos ocurra) y poner los dinosaurios entre medio… de esta manera cuando el niñ@ despierte, tendrá ese pequeño espacio para jugar y disfrutar. Para estimular las mentes de adultos les adjunto los links de algunos sitios de internet que encontré con buenas ideas. Pienso que siempre es bueno sentirse parte de un grupo más grande de padres que buscan maneras sanas y estimulantes de ver crecer a sus hij@s. También les comparto este video para plantar la semilla de la inquietud y ojalá no sólo se motiven los padres, si no también los amig@s, prim@s, vecin@s, ti@s, educadores, abuel@s, en fin… todos los adultos en contacto con niños y niñas que tengan la intención de promover el juego creativo.

¡Bienvenidas sus historias y aventuras!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s